Un joven de 21 años de Guinea-Conakry muere en un Centro de Internamiento de Inmigrantes

8 Ene

Los hechos se conocieron ayer. Un joven de 21 años nacido en Guinea-Conacry ha muerto en el Centro de Internamiento de Inmigrantes de la Zona Franca de Barcelona. En el primer parte emitido por el centro se afirma que murió de un infarto de miocardio. Aún se espera que se haga público el informe oficial. Un tercio de los internos en el centro se ha declarado en huelga de hambre como protesta por la muerte de su compañero y por las condiciones que padecen. Denuncian que el joven solicitó asistencia médica al sentirse mal, durante la tarde, y que no la recibió hasta que finalmente falleció, ya de madrugada.  Los agentes de la Policía Nacional que estaban de guardia alegan que no le entendieron, ya que no tenían traductor.

Esta tarde acaba de tener lugar en el exterior del centro una manifestación de protesta en la que han participado vecinos y colectivos de apoyo a los inmigrantes.

Los hechos son aún más polémicos si cabe cuando hace poco más de dos semanas una mujer congoleña murió en otro centro de internamiento de Madrid por una meningitis no diagnosticada. En el Centro de Aluche, dependiente también del Ministerio del Interior, no existían dependencias de enfermería, por lo que la interna murió en condiciones muy extremas. Sorprende además el hecho de que esa enfermedad no fuera diagnosticada por personal del centro, habida cuenta de los síntomas evidentes que podrían haberse descubierto en un simple chequeo médico.

En España hay miles de inmigrantes que se encuentran retenidos en centros de internamiento de extranjeros. Esperan indefinidamente (a veces por más de un año) su expulsión a su país de origen. Son personas cuyo único delito parece haber sido buscar una vida mejor lejos de su país de origen. Y, simplemente por ello, se ven obligados a vivir unas condiciones más duras que las que se viven en las prisiones españolas. Tal y como se ha demostrado además, en los centros de internamiento en los que permanecen durante meses carecen de servicios tan básicos como los de asistencia médica o tener un baño a su disposición cuando lo necesiten. Por no existir, no existen ni siquiera traductores que les garanticen el no sentirse totalmente desasistidos, tal y como parece que ha sucedido ya. Y las consecuencias son irremediables y terribles: la muerte sin sentido de varias personas.

Por todo ello, desde Sevilla Plural solicitamos la supresión de los centros de internamiento de extranjero y la modificación de la Ley de Extranjería que pretende convertir en criminales a personas del todo inocentes cuyo único pecado ha sido el de buscar una vida mejor para sí mismos y para sus familias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: